Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘yo’

Nos mirábamos con atención, ELLA mi Ying, YO su Yang de su/mi/nuestras vidas. Mundos espejos confrontados. Sin poder tocarnos, pero sí vernos. El mutismo nuestro castigo, nuestro lenguaje de señas nuestra única vía de comunicación. Ella su vida yo la mía. Yo apenas un esbozo de toda su humanidad. Una extraña puerta dimensional traslúcida —de esas que cuentan quienes vinieron de las estrellas a habitar este planeta existieron al inicio de todo— lineal, corredor acristalado a veces paralelo, a veces superpuesto, a veces fragmentado. Todos los días/hurgs de nuestras existencias mirándonos frente a esa plancha plateada. YO tocando mi sexo, provocando que ella hiciera lo mismo (¿o era al revés?), mi pecho. ELLA sembrándose juguetona entre sus senos una semilla de baobab  (¿o era YO mismo devolviéndole la cortesía?). YO/ELLA regando religiosamente con saliva todos los días/hurgs. Cuidándolo de plagas, del viento de otoño; alimentándolo de sus entrañas; con amor, en tanto crecía y se hacía fuerte y daba frutos con la esperanza de comerlos juntos bajo los tres soles de su mundo. YO la recuerdo a ELLA cortando los brotes de cizaña, arrancando las ramas secas, haciendo espacio para las crisálidas y los nidos de las aves. Nuestras vidas tocándose de poco a poco….

 

         hasta que un día sucedió lo impensable en una historia tan ordinaria:

 

 Recuerdo que mientras maduraba el baobab, nuestros sexos palpitaban y se abrían al cosmos estrellado. el suyo y el mío eran dos animales con forma de pulpos, atrapados a la mitad de nuestros cuerpos, el de ELLA humano, el mío un humanoide escamado. Trepados y restregándonos en el espejo con todas nuestras patas; haciéndonos el amor frente a frente con la fuerza de nuestras razas; separados apenas por una delgada capa de vidrio y metal; haciéndonos de humo, primero, y luego de líquido cuya temperatura traspasó a fuerza de arremetidas furiosas esa frontera. Creando una nueva raza (YINGYAN o YOELLA quizás le llamen quienes la estudien) de Dioses sexuales con dos espaldas y un sexo pulposo gigantesco en un planeta que aún no es creado en ninguna parte, ni siquiera en el territorio de estas líneas… así pasó…

Advertisements

Read Full Post »