Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘naturaleza’

Dentro de un envoltorio pulposo —lo sé porque desde dentro se siente como una vaina suave, cálida, semitransparente— palpito con un ritmo primario, intuyo las sombras. Siento en mi ser, de forma cilíndrica, algo que recorre mi dermis.

Sin extremidades, sin rostro, si acaso unas alas que siento poderosas, estridulan, emitiendo un sonido que atraviesa el denso exterior. Un ser alado, se acerca graznando, atraído por el aroma y el ruido que evito al hincharme, abre mi crisálida con delicadeza, me extrae tomándome de una de mis puntas.

En un movimiento preciso me eleva y, suspendido en el aire, me hace un agujero por donde escurro en su interior. Su pico, tráquea, esófago, estómago me reciben…

Mis alas se separan, las soslaya, no las apetece.

Vuela alejándose conmigo dentro de si. He cobrado conciencia de haber iniciado mi proceso de adaptación en esta nueva etapa evolutiva.

Mis partículas mínimas ingresan a su sangre, llegan a su cerebro y allí tomo el control de su cuerpo escamado. Mis alas han quedado en el suelo estridulando no sin sentido, pues como muchos otros seres que, arrancados de sus cuerpos, y, aunque sea fragmentados, reivindican la vida.

Eso pienso en mi nuevo cerebro que se llena de imágenes y maravillas inéditas, relampagueantes, mientras vuelo hacia otros cielos, acompañado de otros que, igual que yo, hemos iniciado la invasión en este mundo, mientras la vida crece, irrefrenable, allá abajo ante nuestro paso, indiferente…

Read Full Post »

 

uNo

Desde lo alto de la montaña de dos picos me desplazo con la velocidad que me permite el viento matinal. Deambulo por doquier mientras esté completo. Mientras navego por el mar de aire azul siento las aristas filosas que vienen del norte… Así hasta que te veo reposando sobre un amplio manchón verde allá abajo. El color de tu piel y la grandeza de tu figura destacan aún más la belleza de tus tentáculos. Eres tan grande que podría tardar varias lunas en humedecerte toda… Sin importarme la proeza me lanzo hacia ti y lo intento. Mientras desciendo me deslavo con sumo cuidado; millones de fragmentos de mi ser acuoso se abren ante tu entez como una red… Te lluvio despacio con el amor que me has despertado de sólo verte animar el cuadro bajo mi ser… Y te caigo gota a gota, y con cada una siento tu tacto, y esa sensación despierta en mí un calor inusitado. Son millones de cápsulas de agua que te tocan y se evaporan al contacto. Es una sensación de placer por dos vías tocar/evaporar; millones y millones de sensaciones al unísono, conectadas a mí, sintiéndote y bañándote, al tiempo que minúsculos chispazos de la evaporación me devuelven vertiginoso al cielo desde donde te he lluviado…

 

dOs

Conecto con la tierra en forma de un gigantesco torbellino. La negritud da a mis curvas un aspecto de prodigio. Giro con tanta fuerza que arrastro todo. Ando por la tierra yerta con el único afán de encontrarte. Recorro toda la superficie de piedra y polvo hasta verte a lo lejos. Incólume pétrea y hermosa. El sol te aluza hasta la espalda. Me dirijo a ti sin demora. Tras de mí voy dejando una estela de nada; un surco tan grande y profundo que permite la reconfiguración de continentes. Todo mi deseo hacia ti, hacia tu corpulencia. Estrello mi cuerpo con la vehemencia de un ciclón joven. Escarpo tu faz con furia, te esculpo nuevas líneas, e invado tus entrañas haciéndote tanto amor como es posible imaginar. Respondes con aullidos y silbidos surgidos de entre tus grietas, recovecos, bóvedas y cuevas. El dorado polvo que levanto desde tu base se mezcla con mi humedad. Por unos instantes somos un solo ser. Ente mitad aire, mitad roca. Desde el espacio podemos ser vistos. Y allí me quedo contigo, rodeándote… hasta el final de los tiempos…

Read Full Post »