Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘infierno’

Empecé a amarte sin darme cuenta, con el calor de las madrugadas, la humedad de tus labios, de ese sexo tan tuyo como mío… Ahora que lo pienso siempre te amé, pero nunca dije nada…

Supe que te deseaba cuando posaste tu ser/mariposa en mi boca y me arrancaste la lengua, extrayéndola con todas mis vísceras, de un poderoso jalón, pero en ese momento tampoco dije nada porque sabía que no nos volveríamos a ver…

Hoy transito hacia el fulgor de tu mirada, que se me presenta como un precipicio al cual camino sin pensarlo…

***

Camino por el corredor, sopesando cada metro, salivando con cada paso mi miedo, como calculando su peso aplastante al acercarme a la puerta que frente a mi devastada humanidad parece una boca inmensa hacia el infierno.

Me sangran los pies. Hiedo, y me doy asco, vomito. Toco mi frente sudorosa y quito mechones que impiden ver más allá de una yarda. Sentí que no podría llegar. El aire se me escapaba… El techo empezó a girar cada vez más rápido, me atrapa un torbellino ruidoso; la licuadora de mis sentidos me deja sordo para siempre… bang, bang, bang… uhg, uhg uhg…

A tientas alcanzó una pared. Bajo la mirada. Uno de mis brazos cuelga frío, ajeno. De allí también me escurre líquido caliente… je, je, je. Hasta ahora me doy cuanta cabal de que lo llevo inerte.

Doy un par de pasos más, sin saber en qué dirección. Mi mano viva aún tiene cierto autocontrol. Enciendo un cigarro de tabacos duros, y expulso el humo, pero una gran bocanada me sale del pecho. Exploro y hallo tres agujeros que forman un triángulo. El miedo de saber tu suerte es tan frío como el beso de alguien que ya no te ama. Mis dedos pueden hundirse en mi interior…
Tres botones huecos entre huesos y carne. Son del tamaño de una ficha. Miro los ojos del Sagrado Corazón que cuelga de la cabecera. Clavo mi mirada en su infinita misericordia. Es un lienzo en tinta y papel, los dedos haciendo una seña que muestra que sólo existen tres dioses… Son ojos del Señor, pienso, son benditos, y me santiguo… La pintura hechiza me habla: “Esa, la tuya, es mi sangre, sangre de la alianza nueva y eterna que será derramada por vosotros y por ti y todos los hombres para el perdón de tus pecados…” Cierro los ojos, manoteo el aire quemado surgido de mis nuevos respiraderos, para aclarar mis pensamientos. El aroma a pólvora y piel quemada, me marea… Sin saber cómo le doy otra calada a mi delicado, mientras sonrío como un estúpido al ver que de esos hoyos nacen girasoles; escupo al Sagrado corazón de Jesús que me mira burlonamente, pues parece decirme: “Ya ves cabrón, te lo dije”…

Read Full Post »