Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘hijos’

El niño escucha atento, igual que si le hablara alguna de sus voces mágicas que conversan con él de vez en cuando. Viajero del tiempo, dobla el espacio, a placer, mientras del otro lado su padre le llama por su nombre, primero cariñoso, en diminutivo; luego completo, pero haciendo una inflexión suave, con la suavidad del cariño, y, al final de su charla, revistiendo su nombre doble con amor adulto.

Le recuerda que lo ama, y al contacto con sus oídos, la palabra mágica lo lleva al tiempo de sus primeros recuerdos.

La felicidad de saberse amado por el padre, no solo querido, no solo reconocido, no solo apreciado, sino amado, le da a M.A. una certeza, ser padre es un camino que no termina nunca, y algo que puede ser replicado para siempre a los seres nuevitos, maduros, viejos.

Entre temas de salud, de cotidianidades y rebuscamientos ambos se encuentran durante media hora.

—Aquí estoy, para ti, como siempre lo he estado. Te amo…

— Yo también, y mucho. Gracias por todo.

—No, gracias a ti, hijo.

Un silencio feliz inunda el aire.

M.A. sabe que su padre está listo para morir, y ambos lo saben.

—Conduce con cuidado, hijo, tú que vas manejando. Atento a la carretera.

En un segundo un auto irrumpe en su carril, y el velocímetro pasa de 120 kilómetros por hora, a 90 en un pedalazo.

En otro momento habría despotricado, pero en lugar de eso M.A. relame una sonrisa que le nace del estómago, del corazón, y pita cinco veces a manera de insulto alegre, al imprudente.

Su vida ha cambiado de alguna manera, con cara sonriente, como la que uno tiene cuando se le revela algún misterio de la vida, el niño de ocho años, regresa a su forma de hombre de 46 años, y acelera mientras el horizonte se tiñe de tonos ocres, y vislumbra el Xinantécatl.

Read Full Post »

Era una mañana linda, la más feliz de todas, cuando naciste mi Niña-Sabia. Recuerdo que llegaste con hambre, ¡mucha! Vaya si lo recuerdo. Pedí bañarte la primera vez. Cómo de que no, me dije, si a todos mis hijos los he bañado, y así será con esta linda bebé. Y así fue.

Tenías el pelo más bellamente desaliñado, que yo podía recordar haber visto jamás, je, ya desde entonces supe que serías una chica rebelde, a tu manera, pero rebelde al fin.

Cabías en mi pecho en el que dormías cuando andabas chillona.

Antes de dormir, arrullada por mis latidos, me sonreías como si ya me conocieras desde otras vidas, y casi puedo asegurar que sí, así es, y es más, estoy seguro de que viajábamos en la misma nave que nos trajo a este planeta.

Detrás de tus pupilas, parecidas de las de Lulú, brillaba un fulgor hermoso, de tonos nacarados, allí a un lado, me regodeaba viendo tus sueños que revoloteaban como peces de colores brillantes, como en un lago de aguas cristalinas.

Hoy en día veo que has mitigado tu hambre con trozos de mundo, ¡bien! Hago votos porque tus sueños-peces no mueran nunca, y que crezcan cobijados ahora y en el futuro por mí, hasta que, seguro en poco tiempo, puedas hacerlo por ti misma.

Admiro tu carácter fuerte, determinado, tus sonrisas que iluminan el planeta, tu amor incondicional.

Quiero que sepas que tu llegada vino a cambiar la trayectoria de mi vida, mi concepción de la realidad. Por eso Gracias mi Niña-Sabia.

Te amo Sofi-Chofa-Sopa… mi Niña-Savia.

Read Full Post »