Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘hija’

Era una mañana linda, la más feliz de todas, cuando naciste mi Niña-Sabia. Recuerdo que llegaste con hambre, ¡mucha! Vaya si lo recuerdo. Pedí bañarte la primera vez. Cómo de que no, me dije, si a todos mis hijos los he bañado, y así será con esta linda bebé. Y así fue.

Tenías el pelo más bellamente desaliñado, que yo podía recordar haber visto jamás, je, ya desde entonces supe que serías una chica rebelde, a tu manera, pero rebelde al fin.

Cabías en mi pecho en el que dormías cuando andabas chillona.

Antes de dormir, arrullada por mis latidos, me sonreías como si ya me conocieras desde otras vidas, y casi puedo asegurar que sí, así es, y es más, estoy seguro de que viajábamos en la misma nave que nos trajo a este planeta.

Detrás de tus pupilas, parecidas de las de Lulú, brillaba un fulgor hermoso, de tonos nacarados, allí a un lado, me regodeaba viendo tus sueños que revoloteaban como peces de colores brillantes, como en un lago de aguas cristalinas.

Hoy en día veo que has mitigado tu hambre con trozos de mundo, ¡bien! Hago votos porque tus sueños-peces no mueran nunca, y que crezcan cobijados ahora y en el futuro por mí, hasta que, seguro en poco tiempo, puedas hacerlo por ti misma.

Admiro tu carácter fuerte, determinado, tus sonrisas que iluminan el planeta, tu amor incondicional.

Quiero que sepas que tu llegada vino a cambiar la trayectoria de mi vida, mi concepción de la realidad. Por eso Gracias mi Niña-Sabia.

Te amo Sofi-Chofa-Sopa… mi Niña-Savia.

Read Full Post »

Desperté siendo un árbol que da corazones. En un terreno agreste crezco con muy poco, un poco de sangre, sol y aire azufrado que baja de las montañas ardientes.

Desde aquí la vista es excepcional. Domino un valle de restos de lo que una vez fueron dioses de otros tiempos.

Conforme transcurren los siglos cambio de corteza, pero sólo doy unos cuantos frutos en mi larga vida.

Hoy, precisamente en este 8-M doy dos.

El más grande pende de mi rama y se desprende con la suavidad de una hoja de fresno. Gira armoniosamente y al tocar el suelo explota, esparciendo polvo de miles de colores, dando vida y transformando el paisaje árido del rededor.

El otro pesa lo mismo que un diente de león y como tal vuela un poco antes de posarse parsimonioso, dando luz al planeta.

Cada uno toma su propia forma. Los cubro de heno con eso que en otros sitios se llama amor. Doblo mi tronco milenario lo suficiente para abrazarlos y darles soplos de vida…

Nada hay en el universo como verlos palpitar.

Les nombro, Es y Ce, “Mis hijas”, y las sumerjo en este mar de tierra yerta que empieza a cobrar vida…

Read Full Post »