Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘deseo’

I

Ocurrió en una planicie sin fin.

Era una extensión sin interrupciones, sedosa, bella.

El sol la besaba sin prisa.

Yo era una ala de mariposa que flotaba apenas rozando su superficie perfumada.

A veces trompicaba, a veces levantaba el vuelo en remolinos y caía lentamente, como hacen esos insectos que dominan el arte de caminar sobre el agua sin hundirse.

Anochecía y los últimos rayos de luz matizaban mis colores.

II

Una ráfaga me lleva a un confín ignoto.

Girando en sentido inverso a las manecillas del reloj, veo un precipicio circular.

Conforme me acerco crece, hasta convertirse en una boca del infierno; desdentada.

Una última corriente me eleva antes de dejarme caer en su centro.

La oscuridad me traga en un santiamén.

Soy devorado por esta inmensidad, y me abismo resignado mientras me deshago grano a grano, dejando entre las paredes de este agujero de carne trémula, una leve pero densa nube de polvo parecida a los sueños…

Read Full Post »

Hay fisuras en el silencio. Es un silencio farragoso. Oscuro.

A través de él nada pasa, por eso cuando sucede el primer estertor una fina luz, poderosa, desparrama los bordes de este sitio.

El estruendo del cuerpo sin control precede a la explosión que da origen al universo. Un universo dentro de otro universo.

Los líquidos se unen, creando ríos de estrellas y estrépitos que alcanzan los extremos de esta galaxia.

Los roces de nuestra piel crean ondas sónicas que podrían considerarse una música inexistente hasta ahora.

Un bramido, jadeos, suspiros.

Tu coño untado de mi semen.

Mi vientre lleno de tu interior.

Yo tomando posesión de tu cuerpo, de tu culo, como un animal antiguo regresando a su lugar de origen.

Beso tu espalda, me hundo en tu nuca.

Una certeza: del orgasmo anal nacen los universos.

Esos sitios donde los ojos humanos no sirven y hace falta el tacto para moverte, la imaginación para sobrevivir; ojos con pupilas que se contraen, crecen, nublan…

Desde ese momento flota a nuestro alrededor una especie de aura o cosmos personal infinito, a la medida que nos acompaña a desayunar a comer, a coger a morir y a crear una y otra y otra y otra vez constelaciones hasta el fin del tiempo.

Con planetas, anos, asteroides, vergas, soles, muslos de pan, nebulosas, dedos, agujeros negros insondables, corazones agusanados…

Y en todos, absolutamente todos, una parte nuestra habita…

Read Full Post »

En silencio

A tientas busco en la noche de tu piel.

A ciegas me hundo en el cieno de tu ser.

En silencio te arranco los ojos que vieron nacer el mundo.

Los mastico deleitándome con su textura de imágenes vírgenes.

Morir en ti, morir en tú, morir y renacer en nuestro fervor, el tuyo el mío, el de la humanidad.

He arrancado tu vida de un tajo, con un beso epitelial.

Suave, entro en tu mitad, puerta de lo humano, y punto, húmedo, en donde nacen mi tremores.

Read Full Post »

Libro mis mejores batallas en tu piel.

Conquisto tus cúspides, acampo en tu cuerpo, velando mis armas de carne sin hueso.

Me refugio en tus cavernas.

Incendio leños de tu deseo.

Te cazo los sueños.

Merodeo.

Sigiloso.

Paciente.

Espero el momento justo de uno de tus movimiento.

Aprendo a combatir, a replegarme, a planificar mi estrategia.

Aprendo a escuchar tus sonidos, todos, los de tus ríos subterráneos, de tus volcanes que, ya extintos, exhalan cenizas milenarias, provenientes de tus centros de lava.

Busco la leyenda detrás de tus orejas, en tu nuca.

Arranco tu cabello de raíz; serpientes que, liberadas, se me lanzan arrastrándose por tu vado infinito, mordiéndome primero con sus ojillos inyectados de amorodio; inyectándome tu veneno maldito.

Escalándote por tu lado sur, nos encontramos, las víboras y yo, en tu hondura más estrecha, en donde ocurre el milagro, ese que perpetúa tu especie y la mía.

Ambos, hechos de piedra…

Nos desmoronamos hasta formar una nube que huele un poco a azufre, un poco a polvillo cósmico…

Read Full Post »

 

uNo

Desde lo alto de la montaña de dos picos me desplazo con la velocidad que me permite el viento matinal. Deambulo por doquier mientras esté completo. Mientras navego por el mar de aire azul siento las aristas filosas que vienen del norte… Así hasta que te veo reposando sobre un amplio manchón verde allá abajo. El color de tu piel y la grandeza de tu figura destacan aún más la belleza de tus tentáculos. Eres tan grande que podría tardar varias lunas en humedecerte toda… Sin importarme la proeza me lanzo hacia ti y lo intento. Mientras desciendo me deslavo con sumo cuidado; millones de fragmentos de mi ser acuoso se abren ante tu entez como una red… Te lluvio despacio con el amor que me has despertado de sólo verte animar el cuadro bajo mi ser… Y te caigo gota a gota, y con cada una siento tu tacto, y esa sensación despierta en mí un calor inusitado. Son millones de cápsulas de agua que te tocan y se evaporan al contacto. Es una sensación de placer por dos vías tocar/evaporar; millones y millones de sensaciones al unísono, conectadas a mí, sintiéndote y bañándote, al tiempo que minúsculos chispazos de la evaporación me devuelven vertiginoso al cielo desde donde te he lluviado…

 

dOs

Conecto con la tierra en forma de un gigantesco torbellino. La negritud da a mis curvas un aspecto de prodigio. Giro con tanta fuerza que arrastro todo. Ando por la tierra yerta con el único afán de encontrarte. Recorro toda la superficie de piedra y polvo hasta verte a lo lejos. Incólume pétrea y hermosa. El sol te aluza hasta la espalda. Me dirijo a ti sin demora. Tras de mí voy dejando una estela de nada; un surco tan grande y profundo que permite la reconfiguración de continentes. Todo mi deseo hacia ti, hacia tu corpulencia. Estrello mi cuerpo con la vehemencia de un ciclón joven. Escarpo tu faz con furia, te esculpo nuevas líneas, e invado tus entrañas haciéndote tanto amor como es posible imaginar. Respondes con aullidos y silbidos surgidos de entre tus grietas, recovecos, bóvedas y cuevas. El dorado polvo que levanto desde tu base se mezcla con mi humedad. Por unos instantes somos un solo ser. Ente mitad aire, mitad roca. Desde el espacio podemos ser vistos. Y allí me quedo contigo, rodeándote… hasta el final de los tiempos…

Read Full Post »