Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘bicho’

Cagaba. Sentado estaba en el baño cuando el movimiento de una mancha en el piso lustroso me obligó a dejar mi lectura. La mancha se detuvo y caminó de nuevo, se detuvo como queriendo hacer bailar mi mirada. Se metió por donde había llegado y regresó. No supe si ese bicho creció o yo me reduje, la cosa es que de pronto estábamos hablando —en un parque de grandes árboles y tomando café— de temas como los pesticidas y su impacto en el planeta —al parecer ese animalillo dominaba el tema pues además de llamarme amigo, algo que me hizo un poco de ruido, me habló de los fluorocarbunclos y la capa de ozono y los rayos ultraviolenta o algo así—. Decía que tomábamos café. Sin darnos cuenta la plática nos llevó al rubro de las mascotas y de los amos y esas vainas. De pronto sin mediar palabra alguna se soltó a llorar como magdalena/bicho y me dijo que él sería muy feliz si yo lo tomaba como mi mascota. Entre sollozos mocosientos me suplicó abrazado a mí con sus asquerosas extremidades que yo lo adoptara, sí ¡¡¡yo!!! Y esgrimió con la vehemencia del mejor vendedor de productos para salvar el alma del mundo, que si me convertía en su amo tendría más beneficios que pérdidas. No tendría que limpiarlo, ni sacarlo a pasear, no comía más de una vez en el año, y su alimentación se reducía a una porción de desechos semisólidos. Repetí lo dicho como una oración para mí, como queriéndo convencerme de que lo que decía era verdad y me convenía. En ese momento se paró y me abrazó por enésima vez,  llorando ya a moco tendido, tiritaba y me embarraba sus lágrimas (¿?) verdes en la camisa. Lo miré diferente. Como con desprecio. Y al igual que me reduje o él creció, lo aplasté con un zapato que todavía recuerdo, y me sigue pareciendo gigantesco. Las palabras que mastiqué durante varias noches seguidas, luego de esa fueron estas: “Lo siento pero ni soy tu amigo, ni lo quiero ser, porque a mí los animales que lloriquean a la menor provocación, me dan asco… Seguí mi lectura, acabé de leer mi diario, me limpié mis seis patas, el culo de blátido y me marché… así pasó…

Read Full Post »