Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘amantes’

Hoy, precisamente hoy, me despertó el movimiento brusco, involuntario porque estabas dormida, cuando te rascaste en tu costado derecho, justo debajo de tu herida de vida.

Debo decir que cada que puedo me entierro en ti, debajo de tu costilla, la penúltima, la más linda y cómoda, para dormir a mis anchas.

Para mí es el lugar exacto para renovar mi amor, ahí en ese lugar cálido que guardas debajo de tu seno; en donde me inyecto en forma de espina y me cobijo con tu piel lisa.

Allí, asomando hacia el exterior solo una parte de mí, la más puntiaguda imagino, embelesado, que tus lunares son Las Pléyades, la constelación favorita de nosotros los pleyadianos…

Read Full Post »

Un momento de vértigo: viajo del espacio interestelar, en unas milésimas de segundos, al centro del ojo de un caracol. Y desde allí observo la vida que transcurre con pasmosa lentitud.

Tú, gigantesca figura bípeda, levantas del suelo hongos, mientras canturreas cosas que para mí son ininteligibles, recolectas afanosa, con tu cara de rasgos gorgónicos y tu pelo gorgónico, trenzado de serpientes gorgónicas.

Es un infinisegundo el que ambos cruzamos miradas.

Tú, con tus ojos gorgónicos, y yo, dentro del ojo de un caracol, depositado por alguna fuerza o energía o dios maldito que juega conmigo depositándome en esa cavidad.

Te has echado pechotierra.

¡Me has descubierto!

Tomas mi caracol-receptáculo en tu palma gorgónica y abres tu boca. El aliento que despides huele a hojarasca y frutos secos.

No entiendo lo que dices, pero quiero interrumpirte, decirte mil cosas, pero no digo nada, el miedo me ha paralizado, además no me entenderías.

En la mente se me traban palabras que quiero compartirte; querría decirte que si me tomas por mascota y esperas miles de años, podré salir de este ojo caracólico y podríamos conocernos y, no sé, quizás salir juntos y enamorarnos y combinar nuestros genes y si tenemos suerte enamorarnos e intercambiar sueños como estampitas.

Quiero decirte todo pero solo guardo silencio.

Tú, que no has parado de abrir y cerrar tus bellas fauces, aplastas el caparazoncillo y me comes de un bocado.

Amo que tu especie sea tan impaciente…

Read Full Post »