Feeds:
Posts
Comments

Archive for April, 2020

Decían que era humana.
Yo la conocí y puedo dar fe de que se equivocaban, ella era de otra sustancia, Fantástica, más parecida a las raíces de los grandes árboles que crecen entre los riscos, y que se humectan todas las mañanas con el aire yodado de lejanos mares.

Dicen que nació de un vientre humano, pero yo digo que nació de una semilla de mostaza atrapada en la corteza de una jacaranda, por eso en ciertas épocas del año daba flores, y en otras… gritos y sulfuros parecidos a la malaria.

Dicen que nació hace más de 40 años, pero yo sé que fue hace miles de años…

Read Full Post »

De agua

Te imagino de agua. Agua dulce y salada, toda; que abres paciente, las brechas, los caminos, que pules las rocas antiguas, con la paciencia del riachuelo.

Pero antes fuiste lluvia, llueves mi mente, y así sello tu imagen, tus ojos de lluvia, tu boca de lago, tu pelo catarata, tu piel de mar.

Frente a una orilla del mundo, yo, sentado en la arena, te espero paciente, sé que llegarás cuando desemboques en este punto, en el que te renovarás y comenzarás un nuevo ciclo.

Llegas con la fuerza de una tormenta…

Tú río y tú mar se hacen uno.

Entonces camino a ti y me sumerjo en tus aguas…

Read Full Post »

Buscarse

I

Dos seres. En medio de la nada.

Sin ojos, sin oídos, sin nariz.

Sendas bocas. Escamas uno, otra gorgona.

Reptan entre la negrura gomosa.

Se intuyen, avanzan sin sentido hasta que sus caminos los encuentran.

Nada hacen los seres, nada pueden, son las sendas las que juegan el rol de destino.

Sin bigotes, sin antenas, sin olfato ni oídos, solo lamen para buscar algo.

Un día se encontrarán, pero no ahora, no aún. Como ya lo hicieron antes, y más antes. En éste, en diferentes planos.

II

El tiempo se posa en esa superficie de nada con un toque suave, creando un efecto reactivo, ondulante, hasta propiciar, arrojándolos uno al otro, su millonésimo encuentro.

Allí, en ese intiempo, extenderán sus lenguas hasta tocarse y enredarse, ansiosos, sedientos, y se deglutirán, introduciéndose uno en las oquedades del otro, con la avidez de los condenados a morir en una piel que no es la propia.

Read Full Post »