Feeds:
Posts
Comments

Archive for January, 2017

Mi Ojo y Yo

Tuve un ojo juguetón. De esos que se desprenden de la cara por las mañanas y te preparan el desayuno no sin antes mirarte por unos momentos, reconociéndote, moviendo las venas y el nervio óptico a modo de cola; como si se tratara de un ojo faldero. Corrijo, ese ojo mio es un ojo faldero.

Juntos hacíamos lo que hace todo el mundo: íbamos al cine, al parque, a los museos; de juerga cada día de pago, de vacaciones cada año. Mis amigos y familia lo adoraban, pero como siempre me pasa cuando creo un vínculo con alguna parte de mi cuerpo, la desgracia asoma a mi vida.

Un dia el ojo coqueto  se enamoró de una lengua. La verdad nada del otro mundo, una lengua lenguaraz, húmeda, roja y rosa y morada y negra y blancuzca y fétida y… y se mudó con ella… Y desde entonces le busco, pues me siento incompleto sin él.
El hombre detrás del mostrador hizo una mueca mitad incrédulo, mitad triste. Guardó un respetuoso silencio ante esa ragedia ajena y leyó de nuevo lo que ese sujeto tuerto le había dictado:

“Hola Ojo, soy yo, Isidronio, te sigo buscando como el primer día. Sé que no regresarás pronto, pero quiero que sepas que yo te esperare hasta entonces”.
El hombre tras el mostrador preguntó si agregaría algo pues estaba en tiempo límite para ingresar ese anuncio en la sección de clasificados. Le indicó dónde pagar. Al tomar el recibo se dio la vuelta y por la prisa que tenía ya no alcanzó a ver que Isidronio empezaba a platicar con una lágrima que había salido de su cuenca vacía…

Read Full Post »

…Así te digo querido trrhoxijo: Había una galaxia en lo más profundo de un grano de trupsjga. Allí en el centro —el cual estaba rodeado de miles de protones y neutrones y neutrinos y diminutos universos que ya nadie puede más que intuir— habitaba en un punto apenas perceptible para la tecnología más avanzada, un Ser fémino al que solo le bastó una gota del sudor de otro ser escamoso para renacer y florecer como hacen los seres que sobreviven de fotosíntesis cuyo nombre no recuerdo, como sí recuerdo que habitaron un planeta ya muerto ahora en un sistema solar en la vía láctea, con solo un sol.

Ese ser pulsaba su vida en repeticiones lumínicas que provocaban un sonido rítmico. Era bello verle hacer eso. Al tocarlo el líquido segregado por el Mutante aquel, La-Eso abrió sus crétalos como hacen las ratsikaz cuando van a devorar planetas cercanos. Su luz cambió y no conforme con ese fragmento acuoso del Mutante, lo succionó a él, poseyéndolo en su totalidad, queriéndolo engullir. Mas sucedió el milagro y éste se osmotixó de tal suerte que se convirtieron en un mismo wrantio.

Allí se dio forma a una nueva especie, la de los que viajan por el universo en forma de luz rítmica, de aquí para allá, entrando en los cerebros de los trrhoxijos que no se quieren inanimar para recuperar energía. Vaya si lo recuerdo bien mi amado trrhoxijo. No, no es una fantasía de esas que me contaban cuando era pequeño para hacer lo que ahora te pido que hagas tú. Dormir le llamaban aquellos seres del tercer planeta en ese sistema de un solo sol. Inmundos seres olvidados, desechados por sus creadores para exterminarse y exterminarlo todo a su paso… pero ya te contaré luego esa leyenda.

¿Que qué fue del ser? Nadie lo sabe trrhoxijo mío, nadie, ni siquiera nosotros Los Primeros. Deben andar por allí vagando en tu cerebro o el mío y en el de otros seres en este y otros cosmos, hasta el final de los tiempos. O quizás ya estén reiniciando su ciclo vital.

¿Sabes una cosa? yo creo que ese fue su destino pues no ha habido otros como ellos, ni habrá. No tuvieron trrhoxijos como tú, o como yo. Se alimentaban de ellos mismos, de sus haces, de su propia energía, insaciables, unidos para siempre en el mismo. Solo ellos y esa cosa que en las escrituras antiguas llaman TahmoRr…

Read Full Post »