Feeds:
Posts
Comments

Archive for November, 2013

Ella se cuelga del metal con la parsimonia del caracol. Se unta al mástil y al ver sus redondeces uno evoca el suyo propio pero de carne palpitante, y no hace otra cosa que temblar. La música que revienta decibeles le acompaña en un supuesto baile con pretensiones de sensualidad. Una voz aterciopelada acaricia mi lengua, la hace salivar, eriza mis pelos. Ella se mueve como la Diosa de mis sueños húmedos, pero ésta es real, con humores y líquidos que alcanzo a degustar con sólo verle arrastrarse sobre la tarima iluminada. Ella latiguea sus pupilas con lasciva urgencia y sus puntas nos tocan el vientre. Moja sus labios con la lengua y toca sus labios con los dedos. Arremete contra todos y toma uno a uno, el par de ojos que la siguen y parece que hace un manojo de nuestras miradas y lo ata a sus tobillos que ya van de nuevo para arriba, volteados, en contra de la gravedad. Extiendo mi mejor sonrisa y le llamo con un guiño. Llega tras despeinar varias cabezas. Se sienta en mí y me abraza. Me besa y siento la mirada de todos a mi alrededor. Me llama Papito. Yo, siento electricidad hasta en las piernas. Salivo, babeo, me enciendo, me mojo en los pantalones. Amo venir a los areneros para adultos”. Mi hermano al darse cuenta de mi accidente me saca cargando de allí… Me deposita en mi silla de ruedas, me besa y me despeina, y me pregunta mientras da un enésimo trago a su cerveza: ¿te gustó carnal?… Esta noche me cuida Marcela. Pobre, tendrá que cambiarme los pantalones de nuevo… así pasó…

Read Full Post »